Una gota de agua es importante

Llegué a Chicago desde mi nativa Guadalajara, México en 2004 con la maleta totalmente vacía y el corazón lleno de ilusiones y determinación. Era un enorme cambio para mí. Estudié mucho, trabajé mucho, me esforcé y tuve muchos éxitos académicos. Pero hubo otra cosa que dio un giro aun más definitivo a mi vida.

El 28 de abril de 2008, mi mamá me llevó a la fuerza a un encierro de tres días que había organizado el grupo Unidos en Cristo, en la parroquia donde íbamos a misa. Se me cambió la vida del todo. El retiro me enseñó una manera de vivir que nunca me hubiera imaginado, sembró en mí una semilla de esperanza y me mostró un mundo que yo desconocía. Desde ese momento me uní al grupo y asistí a las reuniones semanales porque sentí el deseo de estar más cerca de Dios y de mí mismo. En una de esas reuniones, Yesenia Sánchez, organizadora comunitaria en el barrio cercano, hizo un anuncio sobre una campaña de registro de voto para ayudar a la comunidad inmigrante. Se necesitaba una persona para la coordinación. Inmediatamente supe que la llamada era para mí.

Era mi oportunidad de poner una gotita de agua. Trabajamos con personas que pudieran representar a los 11 millones que no tienen voz y que se esconden entre las sombras de la desigualdad, muchas veces llorando de desesperación por haber sido separados de sus seres queridos. Personas con hambre y sed de justicia que aunque no tienen voz, gritan muchas veces un “sí se puede” con la esperanza de ser escuchados.

Al terminar la campaña ocurrió otra cosa inesperada para mí. Fui elegido como coordinador de Unidos en Cristo. Esto me llevó a descubrir mi vocación de servicio a los jóvenes. Y esto es lo que ha llenado mi vida de felicidad. Nunca me hubiera imaginado que me podría sentir tan realizado como persona sirviendo a Jesús en el prójimo.

Una de las acciones históricas que más me ha impactado es la Marcha por América realizada el pasado Marzo del 2010 a Washington DC.  El haber estado en la capital de este país, que se debería distinguir por su defensa de la integridad y de la  libertad humana, llena de satisfacción, anima a luchar cada vez más y más; y a dar toda la vida por esta causa.

 

Follow Us On: