Evangelio

Del santo Evangelio según San Juan 16,20-23a

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Les aseguro que ustedes llorarán y se lamentarán mientras el mundo se divierte; estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo. Cuando una mujer va a dar a luz, está triste, porque le llega su hora. Pero, cuando ha dado a luz a la criatura, no se acuerda de la angustia, por la alegría que siente de haber traído un hombre al mundo. Así ustedes ahora están tristes; pero los volveré a visitar y se llenarán de alegría, y nadie les quitará su alegría. Aquel día no me preguntarán nada. Palabra del Señor
 
Reflexión del Papa Francisco
  
Los discípulos han experimentado la muerte de Jesús como un fracaso. Aún no han experimentado la alegría que brota de la entrega que lleva a la resurrección. El Reino de Dios sufre dolores de parto. Como mujer que está por dar a luz, la humanidad se siente estremecida ante la vida que se abre camino en medio de tantos sufrimientos. Necesitamos, como pide Francisco, recuperar la alegría del Evangelio. Necesitamos una Iglesia dispuesta a perder el miedo. Que anuncie el proyecto igualitario de Jesús, y denuncie el discurso vacío de políticos, sacerdotes, periodistas que al mal le llaman bien y al bien le llaman mal. El mundo de hoy vive una ilusión de alegría, una mascarada de felicidad hecha de drogas, alcohol, sexo, que lleva al sin sentido. Sin embargo, desde las sorpresas de Dios, creemos que hay futuro y esperanza porque Cristo Resucitó y su resurrección derramó sobre el mundo el Espíritu de vida. Pidamos al Señor que nuestra fe sea tan fuerte que venza la tristeza y se convierta en signo de esperanza y testimonio.
Diario Bíblico

 

 
Oprimir CTRL para varias opciones

Síguenos en: